Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Ideas para estudiantes de matrona

Publicado el martes, 14 de noviembre de 2017. Revisado el martes, 14 de noviembre de 2017.
Autor: Sara Wickham

Estas ideas que me gustaría compartir son consejos y palabras de sabiduría que ya se han compartido antes. Al fin y al cabo no estamos solas, otras antes que nosotras han lanzado al aire mensajes similares y así vamos sumando para continuar el linaje de las parteras cualificadas.

Estudiar para ser matrona puede convertirse en un desafío agotador y difícil. Se espera que confluyan la formalidad de los estudios universitarios con esa parte entre ciencia y arte que tradicionalmente ha tenido el oficio, y todo ello en una cultura bastante inconsistente. No siempre se nos permite ofrecer la atención que pensamos que las mujeres merecen y, a menudo, no se apoyan ni promueven los ideales por los que decidimos emprender este aprendizaje.

Definitivamente, el oficio de matrona no es para todo el mundo. Puede haber momentos muy dolorosos y, aunque hay quien considera que el dolor es inherente a la vida y a la profesión, no pocas matronas sienten que les sobrepasa. Pero, de nuevo, no estamos solas. Nos une la meta y compartimos experiencias similares, y podemos aprender a lidiar con el dolor de algunas maneras:

  • Aprende a diferenciar cuándo es el momento de informar, de promover o de abogar por la causa de cuándo alguien no está en el momento adecuado para ello. A veces, las estudiantes y comadronas nos dejamos llevar por la pasión; queremos que todas vivan partos poderosos y mágicos y, sin embargo, no todas las mujeres se encuentran en ese punto de nuestro ideal. Si estás atendiendo a una mujer que coincide con esa perspectiva y necesita apoyo para conseguirlo, ayúdala con toda tu pasión. Pero no lo hagas si la mujer no está esperando ese viaje, ya que es un desperdicio de energía y contraproducente. Debes aceptar que tal vez es demasiado tarde para despertarle a esa noción de parto (especialmente si la acabas de conocer justo en el momento de parir) o que ha tomado una decisión diferente a la que tú hubieras tomado. Debes acompañarla de manera adecuada desde sus propias decisiones, sin que tus pensamientos interfieran. Este aprendizaje te puede llevar toda la vida; cada uno lleva su propio camino.
  • Lee y estudia continuamente. Lee sobre lo que te cuestiones, sobre cómo comunicar mejor, sobre cómo mejorar. Si tienes algún referente, lee todo su trabajo. Ponte al día con la investigación reciente y con las críticas que se hagan de lo que ya está establecido. No todo es un título, se necesitan miles de horas de práctica y estudio para ser un experto. El título te asegura que tienes las herramientas necesarias para llegar a convertirte en un experto. No te acomodes y mejora día a día.
  • Anímate a formar parte de algún grupo que comparta tus ideales respecto a los embarazos, partos y nacimientos, tales como grupos de parto respetado, de espiritualidad relacionada con el nacimiento, de yoga, de estilos de vida naturales o de ciencia, o de todo lo contrario. Lo que sea que se acomode con tu forma de percibir el mundo. Tener un grupo con el que hablar en sintonía puede ser muy beneficioso para consolidarte. Pueden ser grupos reales o virtuales, si te cuesta encontrar personas afines en tu entorno. También puedes hacer activismo, campañas de concienciación, conseguir fondos económicos... Puede ser una forma de canalizar la frustración profesional que puede surgir en tu ejercicio de una forma positiva y útil.
  • Por otra parte, mantén contacto también con personas que no hayas conocido en este ámbito (tus amigos de siempre, del barrio, del instituto), para no alejarte del mundo real, incluso teniendo alguna conversación de vez en cuando sobre nacimientos y partos. Seguro que te darán ideas de otros pensamientos sobre tu profesión que te encontrarás en el trabajo. Y, al margen de eso, también te permite desconectar y no sobrepasarte.
  • Practica el autocuidado. Es importante que no desperdicies tu energía y que te cuides para así poder ayudar en el cuidado de las mujeres que atiendas. Necesitas mantener alta tu motivación y encontrar la manera de asegurar tus reservas de energía. Si te sientes harta, cansada o desmotivada, no vas a poder brindar tu ayuda eficazmente. No olvides que tu tarea es de cuidados: eres esencial para las mujeres, bebés y familias que cuentan contigo.
  • Nunca olvides que no estás sola. Ahora formas parte de un antiguo círculo de matronas que comparten el privilegio (sí, a veces también el dolor) de conocer el mundo desde la misma esencia de la existencia. Espero que dentro de unos años puedas abrazar a los que lleguen desde tu propia sabiduría, y así contribuir a que el ejercicio de esta profesión siga siendo algo maravilloso.

¡Buen viaje!

Artículo original: http://www.sarawickham.com/original-articles/eight-things-id-like-to-share-with-midwifery-students-who-care/


Sobre Sara Wickham
Sara Wickham es comadrona, educadora, escritora e investigadora con más de 20 años de experiencia en la profesión. Es autora de más de 15 libros y ofrece consultoría y asesoría dirigida a comadronas de todo el mundo.

Documentos de Sara Wickham publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2017. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.