Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369/649 413 479
Formulario de contacto

Cómo destetar respetuosamente por la noche

Publicado el viernes, 15 de junio de 2018. Revisado el viernes, 15 de junio de 2018.
Autor: The Milk Meg

Muchas mamás lactantes pasamos por las mismas etapas del teteo nocturno...

1. Escuchamos nuestros instintos al tener a nuestro bebé: como la lactancia materna a demanda, la lactancia materna para dormir, la lactancia materna para despertar, la lactancia materna durante la noche (posiblemente mil veces), el colecho o compartir la cama y tener a nuestro bebé al pecho o en brazos la mayor parte del tiempo.

2. Aprendemos a ignorar los comentarios que con frecuencia nos lanzan desconocidos, amigos y familiares, como por ejemplo, «así NUNCA aprenderá a dormirse sola», «la estás malcriando» o «no la vas a poder sacar de la cama». Algunas de nosotras abanderamos la lactancia materna y abogamos por las mamás lactantes cada vez que podemos.

3. Continuamos felices con la lactancia materna durante la noche, agradecidas por encontrar una manera de atender a nuestros bebés mientras podemos descansar un poco. ¡Es maravilloso! Sí, estamos cansadas, pero nos apasiona la maternidad a través de la lactancia.

4. Entonces, empezamos a pasarnos al lado oscuro del teteo nocturno. Nos agotamos, nos frustramos e incluso llegamos al punto de querer llorar. Llorar directamente o empezar a dudar de lo que hemos hecho hasta ahora. Estamos divididas entre el deseo de seguir para satisfacer las necesidades que nuestros bebés tienen por la noche y el de querer nuestros pechos de vuelta y dormir más. Nos sobrepasa que nuestro bebé sea ahora un niño pequeño que ocupa más espacio, mama con la misma frecuencia que un recién nacido y grita «¡Mamá!», «¡Teta!», «¡Leche!» durante toda la noche. Pasamos de ser una feliz familia colechadora a estar irritadas e inseguras respecto a cómo avanzar. ¿Cómo puedo dormir de noche? ¿Cómo puedo sacarla de la cama sin que llore? ¡Estoy tan confundida!

En este caso la norma biológica es pasar la noche en vela, pero muchas ya hemos llegado a un punto que nos sobrepasa. Si eres feliz dando la teta por la noche, es maravilloso. Continúa, este no es tu artículo. Pero si quieres apuntar algunas ideas para modificar esta rutina y conseguir que tu hijo duerma en su propia cama, sigue leyendo. Voy a comentar algunas ideas que he escuchado a otras mamás a lo largo de los años, entre ellas, el enfoque del doctor Jay Gordan y mis propias experiencias, sugerencias y pensamientos sobre el tema. Ya he logrado destetar a dos niños a la edad de dos años de manera bastante respetuosa y suave. Mi tercer hijo continúa mamando por la noche a sus veinte meses y aún no ha aparecido el lado oscuro del teteo nocturno, pero seguro que lo hará...

Queremos tener a nuestros pechos de vuelta, sí, pero de la manera más respetuosa posible...

¡Lo primero es lo primero!

1. Si pruebas estas ideas y en algún momento sientes que tu niño no está listo o tu instinto te dice que no estás haciendo lo correcto, PARA y regresa a lo que os hace sentir bien a los dos.

2. No recomiendo probar si el bebé tiene menos de 18 meses, a menos que sientas que estás haciendo lo correcto y el bebé responde bien. Si llora cinco segundos y después se calma y se duerme, tal vez esté listo un poco antes que otros; si no, no. Conviene priorizar nuestro propio instinto y lo que nos transmiten nuestros hijos. A los 18 meses de edad la mayoría pueden entender nuestras explicaciones y entablar una negociación.

3. Estas pautas son para niños sanos cuyos padres están de acuerdo en que este proceso conviene a la familia y se apoyan mutuamente. Si el bebé tiene algún problema de salud, es mejor aplazar el destete nocturno. Si la pareja no apoya la decisión, puede complicarse el proceso. No es que sea imposible, por supuesto, pero sí más difícil.

4. Puedes probar una idea, todas o una combinación de varias. Se trata de encontar la manera en que te sientas cómoda. En lo que se refiere al destete nocturno respetuoso y la transición a dormir solos nada es blanco o negro.

5. No se trata de un proceso lineal. Darás dos pasos hacia delante, un paso atrás... y luego, posiblemente, un paso al lado y otro hacia arriba. No va a suceder en una noche, y puede que no suceda durante semanas o meses. Si quieres hacerlo más rápido, tendrás que buscar otro tipo de información en una web diferente, ya que lo más probable es que cause mucho llanto.

¡Recuerda que tu niño ha estado durmiendo contigo y con tus pechos durante toda su corta vida! A pesar de que queramos que suceda rápidamente, suele requerir más tiempo, ya que los bebés tienen que acostumbrarse a una forma totalmente diferente de conciliar y mantener el sueño de la que conocían hasta ahora. Es muy importante que tengas paciencia.

¡La lista de idea de Milk Meg para el destete nocturno!

Idea nº 1: Cuenta con la pareja, un amigo o un familiar para llevar al niño a dormir a la cama. Algunos niños son 100% teteros a la hora de dormir, no se duermen de ninguna otra manera y se enfadan muchísimo si no maman cuando tienen sueño. Si esto te recuerda a tu pequeño, igual esta idea no es la mejor que puedes considerar. Sin embargo, hay muchos pequeños por ahí capaces de quedarse felizmente dormidos si los atiende alguien que no sea mamá. Esta es una buena manera de empezar a hacer la transición del destete. En lugar de amamantar al pequeño para dormirlo, haz que se encargue tu pareja u otro ser querido para el bebé, por ejemplo, meciéndolo, cantándole, acostándose en su cama o masajeándole la espalda. Si no hay nadie que te ayude, también puedes probarlo tú misma. INDEPENDIENTEMENTE DE QUIÉN LO HAGA, DEBES COMUNICARTE CON TU HIJO. Explícale con claridad lo que va a suceder antes de llevarlo a la cama. «Papá te va a llevar a la cama. No habrá tetita esta noche». Verás como al no dormirse al pecho, con el tiempo, se irá despertando menos para mamar. Con el tiempo, ¡no de inmediato! (a menos que tengas polvo de hadas o te haya tocado la lotería).

Puede que te preguntes si no es un problema sustituir mi teta por otra cosa. ¿Cómo voy entonces a "destetar" a mi hijo de los masajes en la espalda, de tumbarme con él o de cantarle? Tuviste un bebé que ahora es un niño pequeño. Destetar con éxito no significa que no siga teniendo la necesidad de estar contigo, de que lo consueles y reconfortes. Esa será la siguiente transición y será MUCHO más fácil que le destete nocturno, porque, conforme crezca, le resultará más fácil entender las cosas. Cuando mi hijo estaba listo y yo estaba totalmente sobrepasada por la rutina nocturna, le dije: "Te voy a cantar dos noches más, pero luego voy a dejar de hacerlo." A la tercera noche le dije buenas noches y eso fue todo. Él era mayorcito y entendió perfectamente que ya había acabado la etapa de las nanas, y no hubo ni una lágrima.

Idea nº 2: Prepara su propia cama. Puede estar en una habitación a parte o en la tuya propia. Resulta más fácil si puedes disponer de una habitación de colchones como dormitorio para así compartir cama durante la noche (es lo que se conoce como camas musicales). De esta manera, se favorece la transición fuera de su cama. También se le puede poner una cama al lado de la nuestra. Eso es lo que mi marido y yo hemos hecho con nuestros tres hijos. De esta manera, puede estar en nuestra cama pero dentro de su propio espacio, lo que propicia una transición más sencilla cuando se está probando la idea nº 1: su propia cama sin teta. Conozco a una mujer que fue alejando poco a poco la cama de sus hijos de la suya hasta que finalmente se trasladaron fuera del dormitorio. Recuerda que la comunicación es la clave ¡Háblales! Son pequeños humanos que entienden mucho más de lo que pensamos...

Idea nº 3: Pide a tu pareja, o a la persona que te esté ayudando, que atienda al niño si se despierta en mitad de la noche buscando la teta. Si estás probando la idea nº 1 con cierto éxito, esto es una extensión de ella. Cuando mi marido y yo comenzamos a poner esta idea en práctica, recuerdo haberle dicho un par de veces: "De acuerdo, este es el plan esta noche. Cuando se despierte, lo acurrucas y tratas de volverlo a dormir". ¡Las primeras veces que lo intentó mi hijo le GRITÓ! Huelga decir que le dije a mi marido: "¡Olvídate! ¡Dámelo!" Y lo amamanté. Sin embargo, con el tiempo fue funcionando. Dos pasos adelante... un paso atrás. Si no funciona hoy, no significa que no funcionará mañana o la próxima semana. Si eres una familia monoparental, este es el momento de pedir a tu madre, amigo, hermana, etc, que se quede a dormir una semana o dos para ayudarte. Es el apoyo que necesitas.

Idea nº 4: Valora la idea de colechar sin dar la teta. Cuando nuestro primer hijo empezó a dormir sin teta, todavía se despertaba en medio de la noche, caminaba por el pasillo y se metía en nuestra cama. A mí me parecía bien porque (1) podía volverlo a dormir bastante bien sin darle el pecho y (2) no tenía que levantarme. Si ves que no te funciona algo así, pon una cama al lado de la tuya. También conozco gente que se ha comprado una cama de tamaño extra grande. Nosotros empezamos dejándolo en un colchón en el suelo a nuestro lado y, en un par de años, de repente empezó a dormir toda la noche en su propia cama. Recuerda, los que vivimos en países occidentales somos muy raros ¡La mayoría de las familias del mundo duermen juntos en la misma habitación! Me atrevo a decir que no es por razones de espacio, sino por la felicidad de los niños y bebés.

Idea nº 5: Pasa a tu hijo a su propio colchón mientras le explicas: "No habrá tetita hasta mañana" o "Tetita hasta que cuente diez". Con nuestro hijo mediano así lo hicimos; pusimos un colchón al lado de nuestra cama y le dijimos que no habría teta hasta la mañana siguiente. Durante las primeras noches se sentaba en la cama y gritaba «¡Sal sol!» a las 3 de la mañana en medio de la oscuridad e intentaba ponerse a mamar. Yo le decía: «No, no hay sol, vuelve a dormir" y mi marido susurraba ssssshhh (el colchón estaba lejos de mí, en el lado de la cama de mi marido). Con el tiempo se dejó de despertar hasta el PRIMER DESTELLO DEL AMANECER para tener teta. También se puede utilizar el truco de contar segundos para limitar el tiempo de mamar. Esto puede ayudar con el proceso general de destete también durante el día, pero, obviamente, hay que despertarse para contar.

Idea nº 6: Sigue el horario de destete nocturno del Dr. Jay Gordan. Me encanta su idea, pero es un proceso muy reglado de diez días y, aunque hace hincapié en que sigas tus instintos, también advierte en contra de "echarse atrás" si cedes para amamantar y probar después otras maneras. En realidad no creo que amamantarle sea echarse atrás, dado que este proceso no es lineal. Como he dicho, los veo como dos pasos adelante y un paso atrás, ya que dar la teta cuando se despierta una noche no significa que no puedas abordarlo de otras maneras más adelante. Se trata de ser flexibles. Para algunas este paso a paso siguiendo un calendario podría ser lo que están buscando y funcionar de maravilla. Para otras, podría ser un destete demasiado estricto.

Idea nº 7: Si tienes otros niños, ponlos juntos en la misma habitación o cama. Muchas veces, si tienen un hermano con quien dormir, se sienten mucho más cómodos. Con nuestro hijo mediano nos dimos cuenta de que era mucho más fácil sacarlo de nuestra habitación una vez ya se había destetado si lo llevábamos a la misma habitación donde estaba su hermano. Hasta el día de hoy (ahora tiene casi siete años), le encanta compartir habitación. Por supuesto, mi hijo mayor, que tiene casi diez y actúa como si ya tuviera dieciséis, no está tan encantado de compartir habitación con su molesto hermano pequeño.

Idea nº 8: A veces la gente tiene que tomar decisiones drásticas para conseguir que sus niños pequeños se desteten por la noche. Mi querida amiga es un ejemplo de esto. Su segundo hijo era un niño de alta demanda. Lloraba a menos que estuviera entretenido o mamando. A medida que crecía, mamaba FRECUENTEMENTE por la noche. Cuando digo con frecuencia, quiero decir que apenas dormía a menos que estuviera enganchado. Ella continuó amamantándolo durante toda la noche mientras estaba embarazada de su tercera hija y también después de tener a su bebé. Sin embargo, llegó a su punto de inflexión unos meses después del nacimiento del bebé. ¡No podía hacer frente a tanto llanto nocturno para mamar! Estaba dando el pecho a una recién nacida y tratando de negociar con un niño de tres años a la vez. Terminó yéndose a una habitación a parte con el bebé dejando al mayor con su pareja. Cada vez que despertaba, su padre trataba de tranquilizarlo. El niño lloró muchísimo, pero hay una diferencia crucial entre eso y dejar llorar a una niña de ocho meses que no puede entender las explicaciones sobre lo que está pasando. El mayor podía entender lo que le decía su padre, podía entender que no estaba solo y podía expresar sus sentimientos. Es una situación muy diferente respecto a un bebé que no puede comunicarse de ninguna manera, excepto llorando, y cuyo desarrollo no le permite dormir durante periodos largos de tiempo.

Tu hijo NO mamará durante toda la noche para siempre. Tu hijo NO colechará contigo o dormirá en tu misma habitación para siempre. NO vas a amamantar ni a colechar hasta que vaya a la universidad, como los detractores comentan. Escucha a tus hijos, ellos te harán saber cómo gestionar el proceso: si tienes que frenar o puedes seguir adelante a toda velocidad. Hay que tener flexibilidad y paciencia, es posible destetar respetuosamente si eres consciente.

Artículo original: http://themilkmeg.com/the-night-boob-how-to-gently-night-wean-your-toddler-from-breastfeeding-and-bed-sharing/


Sobre The Milk Meg
Además de amamantar a su hijo pequeño, correr detrás de los otros dos mayores, escribir en su blog y, de tanto en cuando, dormir, Meg es Consultora de Lactancia Certificada Internacional (IBCLC) en su consulta privada. Meg es psicóloga y ha sido líder (consejera de lactancia) de La Leche League Leader durante siete años. Escribe habitualmente en su sitio web sobre temas de lactancia, participa en blogs y ha publicado artículos en las revistas "Nurture Parenting" y "Natural Mother". Puedes contactar con Meg y leer su blog en www.themilkmeg.com.

Documentos de The Milk Meg publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2018. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.