Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369/649 413 479
Formulario de contacto

La fascinante historia de los pañales de tela y los desechables

Publicado el lunes, 18 de junio de 2018. Revisado el lunes, 18 de junio de 2018.
Autor: Jenn Reinhardt

No recuerdo la última vez que disfruté tanto siguiendo los vericuetos de Google. Lo que empezó siendo una simple búsqueda se transformó en todo un aprendizaje sobre la historia de los pañales de tela modernos y el desarrollo de los pañales desechables.

Los pañales han existido desde el inicio de la humanidad y, por supuesto, no siempre fueron de tela. Los escritos y los dibujos históricos revelan el uso de la hoja del algodón, las pieles de animal, la hierba y muchos otros elementos creativos utilizados como «pañal» para bebés.

¿Sabías que los pañales de tela empezaron a producirse comercialmente en 1887 por Maria Allen?

A finales de 1800 los niños de Europa y Norteamérica usaban al padre del pañal actual. Se trataba de un cuadrado o rectángulo de lino, franela o tela de algodón doblado en forma rectangular y sujeto con un imperdible. «Pañal» era el término original para designar un patrón general de pequeñas formas geométricas repetidas y pasó a usarse para denominar a las telas de lino o algodón blanco con un patrón del mismo tipo. Así, los primeros pañales de tela para bebés se hicieron de tela de pañales, o sea, de telas con un patrón repetitivo. La primera que fabricó pañales de tela en masa fue Maria Allen en 1887 en Estados Unidos.

Puede que descubrir el origen de una palabra sea algo friki para algunos, pero me hace muy feliz.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las mujeres se incorporaron al trabajo industrial para ocupar las vacantes causadas por la marcha de los hombres a la guerra. Con las madres trabajando fuera no había demasiado tiempo para lavar los pañales a mano. Y acudió al rescate el servicio de pañales. El servicio de pañales, entonces como ahora, entregaba pañales limpios predoblados y recogía los sucios.

Más o menos en este periodo surgieron las primeras menciones a los pañales desechables. La primera almohadilla absorbente desechable usada como pañal fue probablemente la que fabricó Paulistróm en 1942 en Suecia. Era de tela de celulosa crepada cruda (sostenida por calzones de goma) probablemente porque el algodón fue un material estratégico durante la guerra.

En 1946 se introdujo el primer cobertor impermeable. Seguramente los pioneros en usar cobertores impermeables fueron los Inuit, a base de piel de foca rellena con musgo, algo que no parece muy práctico, ¿verdad? Fue la frustración que sentía ante las sábanas húmedas la que llevó a Marion Donovan a crear un cobertor con una cortina de ducha. Después, añadió corchetes, lo envolvió alrededor del pañal y ¡voilá! La revolución del mercado de los pañales de tela había comenzado.

Todo empezó una noche de 1946. Una madre muy cansada se enfrentó de nuevo al llanto de un bebé húmedo. Cambiando el pañal, la ropa y las sábanas de su segunda hija, Marion O'Brien Donovan intuyó que debía haber una manera mejor de mantener secos a los bebés. Poco después, rompió la cortina de ducha de su cuarto de baño, cortó una parte y se sentó frente a su máquina de coser decidida a crear un cobertor que evitase las fugas. Ese primer experimento con la cortina de ducha condujo a la creación de los primeros cobertores reutilizables hechos del mismo nailon que la tela de paracaídas, y supuso el alivio colectivo de las madres estadounidenses.

Leer sobre Marion Donovan ha sido muy absorbente. En 1999, un archivero de Lemelson Center encontró las notas de Donovan, dibujos, anuncios, artículos, etc. El archivero viajó a Nueva York y tuvo la oportunidad de recabar mucha información en los dos trasteros del antiguo apartamento de Donovan. ¡Suena muy divertido!

Marion Donovan vendió la patente del cobertor de pañal a Keko Corporation en 1951 por un millón de dólares.

Durante las siguientes décadas se introdujeron pequeños cambios en el diseño de los pañales desechables y las grandes empresas, como Procter & Gamble, tomaron parte en el mercado. Sin embargo, no fue hasta los años 80 cuando se introdujeron las dos grandes características de los pañales desechables actuales: el "velcro" y el gel superabsorbente.

Podemos agradecer (o no) a Billy Gene Harper y Carlyle Harmon el descubrimiento de los SAP (polímeros superabsorbentes) en 1966. En 1986, los SAP finalmente se abrieron camino en los pañales desechables estadounidenses.

En 2000, Absormex, una empresa mexicana, lanzó el primer pañal biodegradable del mundo.

A medida que los pañales desechables se fueron desarrollando desde la nada hasta la actual industria de multimillonaria, los pañales de tela se fueron volviendo cada vez más funcionales y cómodos. Las últimas 3 décadas han sido testigos del enorme auge de la industria de los pañales de tela. En los años ochenta, la oferta disponible era pequeña y, aunque resulte llamativo, solo estaba disponible a través de pedidos por catálogo o en grandes almacenes.

Ahora vivimos un momento en que se puede elegir entre 500 colores, estampados y estilos de pañales de tela diferentes. Puedes elegir unos pañales hechos en EE.UU. en casa de una mamá artesana o comprarlos en una fábrica china por 5 dólares. ¿Los quieres orgánicos? Puedes tenerlos. ¿Los quieres de PUL y microfibra? Los tienes. ¿De arco iris y unicornio? ¡Todo tuyo!

Es un buen momento para usar pañales de tela con tu bebé. No importa qué tipo de pañal de tela te vaya mejor, ya que suponen no llenar más los vertederos de residuos, proporcionan una opción más saludable para tu bebé e, incluso, te permiten ahorrar dinero.


Sobre Jenn Reinhardt
Jenn es una mamá estadounidense apasionada por los pañales de tela. Desde su web, AllAboutClothDiapers ofrece amplia información sobre este fascinante tema.

Documentos de Jenn Reinhardt publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2018. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.