Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369/649 413 479
Formulario de contacto

Tolerancia cero con la mutilación genital femenina

Edurne Estévez Bernal

Publicado el lunes, 01 de febrero de 2016 en Genéricos


Cada 6 de febrero se conmemora el día mundial de tolerancia cero con la mutilación genital femenina (MGF). La ablación del clítoris, también llamada escisión, circuncisión femenina o infibulación cuando se trata del tipo de intervención más agresiva, es una grave violación de los derechos humanos de mujeres y niñas. Actualmente en el mundo viven más de 125 millones de mujeres y niñas que han sido objeto de la MGF, y se estima que en África 3 millones de niñas anualmente viven en riesgo de ser sometidas a esta práctica. Sin embargo, no solamente se realiza en África, sino también en algunos países de Asia y Oriente Medio, e incluso en Europa y Estados Unidos.

La tendencia actual en torno a esta práctica muestra que están aumentando las intervenciones en centros médicos, con la consecuente mejora en cuanto a complicaciones posteriores a la cirugía (dolor y hemorragias fundamentalmente en estos casos). Lo que por un lado nos puede parecer positivo, quizás no lo es tanto en cuanto a la normalización de la MGF, ya que al realizarla en un entorno sanitario parece pasarse por alto que se trata de una vulneración de los derechos humanos. También se ha observado un descenso en la edad a la que se somete al procedimiento a la menor, posiblemente porque, debido a las crecientes prohibiciones, realizándola antes se oculta también de manera más eficaz. Igualmente, la prohibición conlleva la salida hacia otros países con legislación más laxa en este campo para realizar la intervención.

Con todo, alrededor de la mutilación genital femenina hay otros muchos factores a tener en cuenta. Cuando nos referimos a ello desde nuestro sillón, nos vienen a la mente terribles imágenes, y es que no es para menos. También quizás nos vengan a la cabeza diferentes maneras de terminar con esta lacra de manera fulminante, pero la realidad es que no es tan sencillo y que posiblemente lleve más tiempo del que todos desearíamos.

¿Qué es lo que lleva a una madre a practicar la ablación a su hija? Pues, aunque parezca un contrasentido, principalmente el amor. Sí, el amor de madre. Ese amor que hace que las madres deseen lo mejor para sus hijas e hijos, ese que hace que cada madre lo haga siempre lo mejor que puede, que ofrezca lo mejor de sí misma, dentro de sus posibilidades. Existen aún multitud de comunidades en las cuales no estar circuncidada (nótese que usamos este término por ser el de uso general, pero esta práctica no se asemeja en nada a la circuncisión masculina) es sinónimo de repudio social, y en la práctica hace muy complicada la supervivencia. Las mujeres no circuncidadas se enfrentan a una vida de soledad y rechazo. ¿Qué madre desea eso para su hija? Cuando preguntamos el motivo a mujeres que manifiestan su deseo de circuncidar a sus hijas, responden que lo hacen porque para ellas realmente es una práctica necesaria y positiva, a través de la cual alcanzan la madurez y dejan de ser impuras, y que quieren lo mismo para sus hijas. También están las mujeres que realizan el procedimiento, las mutiladoras. En muchas ocasiones se trata de un oficio que pasa de madres a hijas, y no suele ser sencillo "reconvertir" a estas mujeres hacia otras tareas con las que ganarse el sustento y el de sus familias. Todo esto nos puede dar una idea de lo complicados que pueden ser los cambios y de las resistencias que se pueden encontrar por el camino.

Indudablemente, más allá de prohibiciones, imposiciones o multas, la vía de solución más eficaz pasa por la educación. Por transmitir la idea de que la MGF siempre daña, nunca beneficia. Y transmitirla de manera accesible a la población de destino, como por ejemplo hace el cantante Tiken Jah Fakoly, siempre comprometido con temas sociales, o como las funciones de teatro popular que podemos encontrar en muchos países africanos.

Muchas de las mujeres que en su día sufrieron la ablación, actualmente lo tienen claro, y es algo que no repetirán sobre el cuerpo de sus hijas. Saben que no es beneficioso para la mujer, y muchas de ellas así tratan de transmitirlo a sus comunidades o, como en el caso de la famosa Waris Dirie, al resto del mundo.

Solamente con educación, tomando conciencia, las mujeres cambiarán la manera de hacer las cosas, modificarán sus decisiones. Porque, como muchas veces hemos dicho, las decisiones que tomamos solamente son libres cuando son conscientes, tras tener toda la información al alcance. Como manifiesta Waris Dirie, este tema no es una cuestión de tradición, cultura o religión, sino de derechos humanos.


Compártelo: